26 nov. 2013

Las obras maestras olvidadas de Carlos Saura

Ni  La madriguera ni Los ojos vendados son obras maestras; Elisa vida mía (premiada en Cannes) está sobrevaloradísima, es más, para mí es su peor película en estos años, las décadas de los sesenta y setenta, tan excepcionales en su carrera. Cría cuervos y La caza sí lo son, pero éstas la conoce todo el mundo. No he visto Stress-es tres-tres

Una obra maestra absoluta es Peppermint frappé, la película con que se suspendió el festival de Cannes de 1968 (Henri Langlois affair), premiada en Berlín, estrenada en Dinamarca y Polonia



Obra maestra es El jardín de las delicias una suma de Brecht y Bergman pero muy personal, totalmente española. 


Otra obra maestra (mi preferida) es La prima Angélica película de 1973 deudora de los hallazgos narrativos de Fresas salvajes de Bergman, estrenada en Argentina, Francia y Polonia.





Y su última obra maestra, que también fue su primera candidatura al Oscar, Mamá cumple cien años, estrenada en Polonia y Francia. Se trata de la secuela de Ana y los lobos, pero muy superior a su predecesora.



La primera parte es Ana y los lobos, inferior a Mamá cumple 100 años, inferior no quiere decir que sea mala, en absoluto, es muy interesante, como siempre, fascinante es el retrato de familia franquista que Saura nos ofrece.



No hay comentarios:

Publicar un comentario