20 nov. 2019

Antonioni antes que Kubrick

La recordaba magnífica, adjetivo algo grande, pero el film que revisé ayer, Identificazione di una donna y es muy notable.



Las escenas de sexo me han parecido ¿puedo ser sincero? lo mejor del sexo que he visto en mi vida, las más verosímiles, las mejores coreografiada, y coreografía es una palabra muy adecuada. En el cunnilingus, abrazados,  parecen una estatua, de Bernini.



La primera mujer, Daniela Silveiro,  es bellísima, distinguida, fría, muy blanca, inglesa,  en la onda de Charlotte Rampling. La segunda, la francesa Christinne Boisson, me parece una mujer poco actractiva,  fea, pero con unos ojos inmensos. Me recordó a la hija del método, Susan Strasberg (Picnic, Kapó, The other side of the wind).

La hija de Lucia Bosé, Paola Dominguín, es la chica del escaparate que liga con los dos y toca el paquete al maniquí. ¿Nadie la reconoció? 



Raro ver una Roma ochentera, fea, vieja, decadente. Las dos mujeres llevan unas ropas que parecen de hoy, la hermana de Mavi con un largo abrigo de visón, no. El padre de Mavi, quien dice que es el padre, es un Ruspoli, que imagino sea un miembro de los Principes Ruspoli En Roma, quitas una piedra y te sale un Duque, un conde papal o esas familias que vienen desde la Edad Media como los Colonna, Borghese, Chigi, Orsini, Torlonia, etc. La famosa nobleza negra y sus conexiones con el Vaticano.

Nadie ha mencionado la clase social, un exitoso cineasta muy acomodado, pero medioclasero en medio de la aristocracia: donde todos parecen ser bisexuales y amenazan. Me ha recordado a Eyes wide shut. Más al film de Kubrick que a La dolce vita o La grande bellezza, o Io sono l'amore, donde sale el Duque Visconti.

Me salí del film en el hotel de Venecia. Tengo que ver esa sección de nuevo hoy porque es esencial, claro. Muy extraño que nadie hable en romano siendo todos, de Roma. Ni el portero que dice, mannaggia figli di mingota. Jesús, como Alberto Sordi.

El DVD del UK es una estafa. Anuncia dos extras, y no los encuentro. No están.







Aristócratas en New York. 




No hay comentarios:

Publicar un comentario