13 dic. 2019

The Deuce

P A T E T I C A
No hay serie peor escrita e interpretada que ésta.
Se creían ser Robert Altman o Paul Thomas Anderson. Ja ja ja.
Horrorosa, aburrida, ridícula. Toda, entera.
Si James Franco es malo con un sólo personaje, imaginen haciendo dos.
La ruso-americana Margarita Leivieva me parece bellisima, natural, sin operaciones, sin silicona,  ni nada.


El arco de los personajes,  en 13 años,  cambian; pero la dirección de actores, o las capacidades de cada cual son penosas.

Resumen: la del apellido de mueble de IKEA no tiene el talento de su hermano, con poner ojos de concentrada e intentar subir su sonrisa caída, cree que transmite algo. Pues no.

Lori Madison, aun más limitado al ponernos su cara de asustada, o de asombro, o de enojo. No no tiene registros, nosotros creemos verlos, es como el el efecto Kulechov de la vanguardia soviética un siglo atrás.

El policía negro, abre más los ojos, frunce el ceño y se concentra en contar un dos tres. Hasta el el peor de todos.

Los gemelos Franco, con ser guapete y fotogénico no es suficiente. Bigote sí, bigote no, y sonreír no es interpretar. Repito, sonreir no es interpretar.

Margarita es guapisima, en la temporada dos le pusieron una peluca horrible, o le cortaron el pelo. Apostaría por la peluca.

El epilogo, que habemus epilogum, lo he encontrado muy hermoso. Lástima de todaaaa la serie entre ambos paseos Times Squarescos.





Margarita Levieva





No hay comentarios:

Publicar un comentario