4 mar. 2020

Mi diciembre con Scorsese

Anoche me vi New York New York, y le quitas Los Angeles y los bailes, y jovar, Martín hizo 35 años antes La La Land. Habla de lo mismo. Incluso hay una escena con colorines Jacques Demy, una habitación de hotel. Me releí lo que nos dicen en Easy Riders, Raging Bulls: no tenían guión, y el ego muy alto por la Palme d'or y la cocaína. Se nota, la falta de guión e improvisación.
Su metraje es intolerableeeeee por el vacío, digamos, no existencial. Ellos Liza -Roberto están muy bien, los decorados mejor.



Hoy he visto Hugo, a la que no recordaba tan bonita, por bonito entiéndase el homenaje a los pioneros, a Méliès, al cine mudo y a la importancia de conservación del patrimonio fílmico (cosa que España, excepto el discutible Lord Wanda von Athleti de Madrid nadie hace). En fin, la veo casi más filme para adultos que para niños. Mi perrina ladró y lamió mucho porque es cruce de dobermann y se lo dije, como tu mamá. A los perros salchichas los odió.

También he visto Kundun, que vi allá en su estreno y que no recordaba nada a pesar de tener el CD en tiempos en los que había tanto tiendas de discos como cines. La película es indiscutiblemente etnográfica y didáctica. Histórica. Recuerdo que el Dalai Lama estaba en todos los saraos e incluso alfombras rojas con Richard Gere y otros buditas internacionales. Aparece metraje de MélièsDe aquel Free Tibet nadie se acuerda. 

Del Sahara, excepto en España, tampoco, así vamos. Sólo importa el dinero y hacer dinero con China.


Cualquier pelicula anti China, bienvenida sea. Fucking chinks.

A nivel cinematográfico, no parece de Scorsese, es académica, bonita, un buen biopic, algo frío, muy lejano para mí. Me dicen que la filmó Pepito García y me lo creo.



¡Qué asco!  Disney apologized in 1998 for releasing the film and began to "undo the damage", eventually leading to a deal to open Shanghai Disneyland by 2016.


Ayer me vi Silencio, y me pareció otra puta obra maestra. Lo único malo, la fealdad de los dos protagonistas, que son horrorosos, en especial el Driver, que asusta hasta a un muerto. 

Robert McKee, quien ha estado en Madrid haciendo su seminario hace poco, odia la voz en off con todas sus fuerzas y recuerdo que ponía el ejemplo de Goodfellas como lo que no se tenía que hacer. También odiaba a Jane Champion y The piano, alababa a Ingmar Bergman, la belleza de la Pfeiffer y no creía en dios por los niños cancerigenos. Hice su curso en primavera de 2001.

Dos representantes de la belleza portuguesa, como para declararle persona non grata al director de casting y a Scorsese en el país vecino. 




Yo de silencio no esperaba nada bueno, y me encontré con algo hermoso, místico, y ahí sí Bressoniano, Ozuniano. Me uno, por muy buena que sea el irlandés, que lo es, Silencio es mejor, y no digamos el lobito tiene una rubia y se mete cositas.

Si la inclusión de Antonio Banderas como actor de color no blanco sorprendió en España, a mí no claro, les mando esta portada de este ensayo que ya lo dijo décadas antes del error del VARIETY.





Carteles de nuestro querido Martiño. 











No hay comentarios:

Publicar un comentario