2 may. 2020

Te quiero porque me das de comer



Imaginemos La colmena de Camilo José Cela con las mala leche de Houellebecq y un poco de Bolaño, una colmena humana en un barrio proletario madrileño, Carabanchel, que ni conozco ni ganas me quedan, gracias David, en el que se mueven los personajes más antipáticos que podamos imaginar. A todos les mueve el egoísmo más atroz, las pasiones más inimaginables y los vicios más degenerados. ¿Protagonista? La ultra violencia. ¿Es sólo una novela negra? ¿Por qué es tan divertida? ¿Sólo yo la veo como una comedia?



Dividida en dos partes, un 1993-94 donde ya había chats, internet y fotos digitales; y la segunda., diez años después, durante el maldito verano del 2003 con aquella ola de calor que hubo, la novela es divertidísima, es una comedia negra negrísima que transciende al esperpento. 



Suicidios, delitos, faltas, maltratos, violaciones, abusos de toda índole, odio de razas... lo tiene todo, y gracias David, es politicamente incorrecta (y necesaria). Al igual que hace Carlos Zanón con el extrarradio de Barcelona, el autor nos traslada a un Madrid no turístico, racista e infernal. 

Si la primera vez la disfrute, ahora en pleno confinamiento corona-bicho, la he gozado aun más. Gracias David.






Sería una gran serie de la HBO, un Six feet under cañí. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario